Punto final a la incertidumbre jurídica. La reforma laboral es convalidada en el congreso

Fotografia: Alejandro Martínez Vélez/Europa Press

El debate sobre la reforma laboral ha logrado algo tremendamente trascendental: situar la problemática del trabajo y de su regulación, de la noción de trabajo decente, en el centro del debate político y ciudadano.

Antonio Baylos

Fonte: Blog do Autor
Data original da publicação: 04/02/2022

Todos conocen ya el resultado, que es lo importante. Un conocido laboralista comenta que la votación final le ha recordado las victorias de la selección peruana de fútbol: agónicas, pero con tres puntos al marcador. El debate en el Congreso ha sido brillante, la Ministra de Trabajo ha realizado un verdadero tour de force en la defensa del texto legal, su alcance y significado. La presencia en la tribuna de invitados de los dos secretarios generales de CCO y UGT indicaban de manera fehaciente la relevancia laboral que poseía el texto, cuestionado a derecha y a izquierda del hemiciclo.

La votación final ha reunido todos los ingredientes de una situación disparatada. Una serie de diputados que votaban No lo hacían con la seguridad de que su voto reflejaba una posición de principio y una seria divergencia con el método de negociación política y con los contenidos a su juicio limitados que regulaba el RDL 32/2021, pero sin que en ningún caso esa posición suya pudiera imponerse al final con la consecuencia ya conocida de derogar la reforma laboral impulsada por el gobierno progresista sobre la base del acuerdo social tripartito del 2021. Ello supondría reponer en su vigencia el texto impulsado por el PP nueve años antes, lo que paradójicamente suponía el parámetro para juzgar la insuficiencia de un texto legal que no procedía a su derogacíón “íntegra”. El triunfo de esta posición, por lo demás bastante incoherente y, a juzgar por algunas intervenciones, no muy seguras, sin duda por el hecho contradictorio de aceptar que se trataba de un texto valioso cuyo rechazo implicaría la vuelta a la legislación denostada del 2012, podía estar asegurado en la medida que unía sus fuerzas con la corpulenta y vigorosa posición del PP que agigantaba su rol de oposición radical a expensas de una cierta subordinación en el esquema del discurso de la extrema derecha de Vox.

La defección de Ciudadanos del bloque de la derecha alineándose como fuerza política que se remitía a la defensa de las posiciones en el pacto de CEOE-CEPYME y la suma de multitud de votos de pequeños partidos, con la incorporación feliz de otras izquierdas minoritarias, hacía que incomprensiblemente una norma con un amplio consenso social y que introducía evidentes mejoras de los derechos individuales y colectivos derivados del trabajo no tuviera una clara mayoría de progreso en el resultado final. Para que el relato fuera más truculento, el acuerdo alcanzado con UPN, el grupo político navarro aliado del PP con dos representantes en el Congreso, fue desobedecido en contra de sus propias declaraciones de “acatamiento” por los diputados de esta formación, con lo que el resultado final podría haberse inclinado hacia el NO de no ser porque, de forma extraordinaria, un diputado del PP se equivocó en el voto electrónico y, a lo que parece, inclinó la balanza en favor de la convalidación del texto legal cuestionado. Para que nada quedara dentro de la normalidad, el Letrado Mayor del congreso pasó a la Presidenta de la Cámara en el recuento final un resultado que no se correspondía con el que había establecido el marcador electrónico, de forma que la presidenta declaró derogado el RDL 32/2021 para, a continuación, y tras los vítores de la derecha y extrema derecha – y la estupefacción de algunos de los diputados del star system que se habían distinguido en la debelación de la reforma laboral como la obra de la derecha económica y política – establecer que el recuento no era el proclamado sino su contrario, y considerar convalidada la norma debatida.

Este accidentado recorrido del trámite de convalidación de la reforma laboral es el que privilegiarán las noticias del viernes 4 de febrero. El editorial de El Mundo resume el proceso tal como lo percibe: “Fiasco inicial” – el del carácter limitado e insuficiente de la reforma – “esperpento final”, es decir el espectáculo al que se ha aludido en el Congreso.  Sin excluir los clásicos titulares de los medios de ultraderecha – “Éste es el vídeo que prueba el pucherazo del PSOE: el PP reclamó a tiempo corregir el voto erróneo”  (OK diario) – los periódicos insistirán en la “polémica” del voto y el “error” del diputado: “La reforma laboral se aprueba con un polémico voto de un diputado del PP” (ABC);  “El Congreso convalida la reforma laboral por un voto por error”  (La Razón); “Aprobada en el Congreso la reforma laboral por un error de un diputado del PP” (Antena 3). Más detallada, La Sexta: “Votación de infarto en el Congreso . La reforma laboral sale adelante por el error de un diputado del PP después de que UPN votara ‘no’ por sorpresa. Los diputados de UPN han votado en contra del mandato de la directiva de su partido, pero un parlamentario del PP ha salvado la reforma sin querer en el voto telemático. La formación sostiene que ha sido un error informático”. (La Sexta)

En otros digitales ya se recoge que el error será aprovechado por el PP para impugnar la votación y, de paso, extender sobre la validez de la norma una fuerte sombra de duda. “El PP recurrirá la votación de la reforma laboral a la Mesa del Congreso y al Constitucional” (El País); “Un error del PP salva la reforma laboral de Yolanda Díaz y la derecha intenta impugnar el resultado de la votación” (Publico); “El Congreso aprueba la reforma laboral de rebote en una jornada de “taquicardia”, traiciones y errores fatales. El PP dice que Alberto Casero votó ‘sí’ por un “error informático” y Abascal habla de “pucherazo” (Infolibre). Más propositivo, “El Congreso aprueba por un voto la reforma laboral tras el viraje de los diputados de UPN y el error de uno del PP. Socios habituales critican al Gobierno por convalidar el texto gracias a Ciudadanos, PDeCAT o UPN, pero muestran su disposición a seguir sosteniendo la mayoría progresista”. (El diario.es)

Es razonable que estas perturbaciones muy llamativas sean objeto de seguimiento informativo. Pero lo más importante no se deja ver entre tanto ruido. Lo más importante es que finalmente los elementos de cambio que la norma enjuiciada plantea, pueden comenzar a desarrollarse y llevarse a término con plena normalidad. Un proceso de puesta en práctica a lo largo del cual se tienen que ir entrelazando las disposiciones legales con su tratamiento en los convenios colectivos, un espacio de creación de reglas que además debe encontrar un marco también autónomo que lo estructure y articule, y a lo largo del cual una buena parte de las reivindicaciones que se han esgrimido como causas de oposición a la reforma laboral se verán superadas y asumidas al menos parcialmente,  en especial lo referido al marco autonómico de los convenios y su entrelazamiento con los convenios sectoriales de ámbito estatal. Un proceso que se encadena a otros nuevos horizontes de negociación, como inmediatamente la relativa al salario mínimo, o a otros debates en marcha ya anunciados, entre ellos el de la participación democrática en la empresa, o la reconsideración del sistema indemnizatorio sobre la base de la aplicación de instrumentos internacionales alguno de ellos recientemente adoptados como la versión revisada de la Carta social Europea y el Protocolo de reclamaciones colectivas.

Al obtener plena vigencia jurídica, el RDL 32/2021 elimina en gran medida los cuestionamientos políticos que se le han efectuado, algunos de ellos con evidente tosquedad envuelta en formas demagógicas inconvenientes. Ahora es el momento en el que la norma se presenta a la apropiación ideológica y técnico-jurídica de los intérpretes, en un territorio en el que la intervención de los tribunales será con toda seguridad muy incisiva y en donde se confrontarán posiciones bien fundamentadas y opuestas sobre el alcance y la intensidad de los cambios legislativos. En esta fase interpretativa, los juristas críticos tenderán a establecer una fuerte conectividad social de los derechos reconocidos en la norma, desarrollando principios de regulación que modifiquen algunas líneas jurisprudenciales apegadas a una concepción liberal autoritaria que la norma actual no puede avalar.

Es el momento por tanto de la creación del derecho. La interrelación entre acción colectiva y diseño institucional que obliga a los agentes y operadores del derecho a un nuevo esfuerzo de configuración del tejido normativo, a un repensamiento de algunos aspectos centrales de la regulación laboral.

Y, sobre todo ello, el gran debate sobre la reforma laboral ha logrado algo tremendamente trascendental: situar la problemática del trabajo y de su regulación, de la noción de trabajo decente, en el centro del debate político y ciudadano de nuestro país. Un debate que impulsa la centralidad del trabajo como eje crucial de un proyecto de reformas que tiene un largo recorrido en nuestro país. Ese es el mejor resultado de la votación de ayer, descontando los aspectos pintorescos y extravagantes del relato de los hechos.

Antonio Baylos é doutor em Direito pela Universidad Complutense de Madrid; Professor Catedrático de Direito do Trabalho e Seguridade Social na Universidad de Castilla La Mancha – Madrid; Diretor do Departamento de Ciência Jurídica da Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Ciudad Real; Diretor do Centro Europeu e Latino-americano para o Diálogo Social (CELDS).

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *